Los diarios normalmente son secretos, pero el mio no es un diario normal. Es todo vuestro.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Lo que mal empieza, bien acaba




Miro hacia atrás, y me veo el día 29 de Diciembre de 2011 escribiendo esta misma entrada. Han pasado 369 días desde la última vez que me dio por pensar en todo lo que había vivido.
Ahora me río al recordar que en Febrero rezaba porque el año terminara ya, pasase lo más rápido posible. Había un 2º de Bachillerato que me asfixiaba, una casa que me agobiaba, unas amigas que no eran amigas, sino más bien conocidas y unas dudas en cuanto a qué narices hacer con mi vida que me despertaban cada noche. Tan sólo dos meses habían pasado desde que comenzó el año y yo os juro que lo único que quería era meterme bajo las sábanas y que alguien me despertase el día 1 de Enero de 2013.
Pero ya sabéis lo que dicen, lo que mal empieza, bien acaba. Y tengo que reconocer que este ha sido, con diferencia, el mejor año de los 18 que llevo encima.

Hubo un día, en el que pensé que todo se acababa; cuando mi amarillo se alejó de mí (no para siempre, pero si para mucho) mi mundo se vino abajo. Pero tuve suerte ¿sabéis? Tuve la suerte de cruzarme en mi camino a las mejores personas que he podido encontrar. Aquellas que desde entonces, y hasta hoy en día han estado ahí. Riendo, llorando, cantando, bailando, bebiendo, jugando, soñando, estudiando…conmigo.
Ha sido un año duro en algunos momentos. Llegó Abril, y con él el primer año que paso sin ti Al, y fue triste, y solitario, y triste otra vez. Pero tú me dijiste una vez que cuando estuviese triste por tu culpa, me acordase de aquel dragón que comía Lay's vinagreta y de los tornillos rojos. Así pasé Abril, llorando a ratos y riendo a otros ratos, y escribiendo sobre ti. También llegó el 14 de Julio, y ese día nos bebimos un chupito de tequila por ti, C. como prometimos. Y seguiremos haciéndolo año tras año, eso no lo dudes.
Al igual que ha habido momentos duros, también los ha habido felices. Como todas nuestras idas y venidas, las veces que hemos desvariado, los amaneceres vistos, los viajes planeados un día antes, las noches abrazada a la persona más bonita del mundo, los goles, aquellas semanas en el Piélago, las cachimbas rotas, las piscinas conquistadas, los pueblos en los que nos hemos perdido, las tardes de botellines, las medias rotas, las noches de mojito y poker, los conciertos sorpresa, las mañanas de cine y las noches de terror. Ha habido tantas cosas buenas, que no podría escribirlas todas aquí.

Tengo la suerte de empezar el año con las mejores sonrisas a mi lado, con personas que siempre están dispuestas a darte un cigarro acompañado de un “suéltalo pelirroja, ¿a quién matamos?”; personas que no dudan en saltar las primeras a la pista de baile; personas que se ríen conmigo (y también de mi); personas que me sujetan cada vez que me caigo (excepto esa vez en aquella orquesta); personas que aman tanto los amaneceres como yo; personas que siempre están dispuestas a ir a la “zona de mimos” para abrazarte, sea la hora que sea.

Y ahora, quisiera terminar mi entrada como la terminé un 22 de Diciembre de 2010. Porque este año ha sido un resumen de casi todos mis años, y el final de aquella entrada se merece estar aquí:

Me gustaría desearos una Feliz Navidad, espero que en vuestro año también se hayan derramado lágrimas, pero que las sonrisas hayan vencido a las lágrimas. Y debes saber, que te quedan otros 365 días para arreglar todo lo que hiciste mal en este año, para pedir perdón o para dar las gracias. 365 días para decir “te quiero” a esa persona que cada vez que pasa a tu lado hace que tiembles, para perderte, para disfrutar y sonreír. Te quedan 365 días para besarle y abrazarle todo lo que te faltó este año. Para ir a 100 conciertos y a 101 estrenos de cine. Tienes 365 días nuevos para seguir soñando. Abrir los ojos, dejar de soñar y hacer que tu sueño se cumpla. Y aunque tu año empiece mal, debes saber que no se termina ahí, que continúa, y puede sorprenderte según pasen los días.

Adiós 2012, gracias por enseñarme tanto. 


-Quiero dedicar una pequeña parte de mi entrada a mi gran Daniel, porque te quiero. (una de nuestras muchas canciones)

6 comentarios:

  1. Es el último día del año y no hay manera mejor que comenzarle que leyendo tu entrada que me ha sacado miles de sonrisas y sus lágrimitas, recordando todo lo que hemos vivido, nuestras lágrimas...
    Miles de gracias pelirroja por todo =')

    ResponderEliminar
  2. Pues yo voy a ser rara y voy a decir lo contrario, porque mi 2012 creí que empezaba bn y ha terminado catastrófico, así q este nuevo año voy a gritar: que lo que mal empieza, bien acabe!
    Feliz año cosita bonita :)

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, rara vez tengo el altavoz puesto cnd voy de blog en blog, pero hoy ha sido una de esas casualidades en las que sí, y q sorpresa encontrar sonando a Supersubmarina, y más Niebla. Q recuerdos...

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu blog. Creo que lo he leído todo o casi todo.
    Yo acabo de empezar uno,por si te quieres pasar.

    tristesojosdegolosina.blogspot.com

    No dejes de escribir aqui, me encantas!

    ResponderEliminar
  5. Hola!! La verdad es que conocí el mundo del blog por ti, no sé dónde te descubrí ni cúando te leí por primera vez, pero recuerdo que me encantó tu manera de escribir, que por cierto rescató un poco la mía, que estaba un tanto enterrada. He empezado un blog compartido con un amigo y me gustaría preguntarte cómo se puede activar la opción para que no se pueda seleccionar el texto y copiarlo, aunque no sirva en realidad de mucho, ya que sigue habiendo copias de todo xDD. Muchas gracias de antemano, y sigue así ;D

    ResponderEliminar